facebook
Published On: Mie, Sep 6th, 2017

EL REPOLLO ES UNA HORTALIZA DELICIOSA!!!! CONOCES SUS PROPIEDADES? MIRA TODO LO QUE OBTIENES AL CONSUMIRLA.

Sin importar en el país en el que te encuentres, el repollo (también conocido como berzas o col) es una de las hortalizas más importantes en cuanto a salud se refiere y esto es gracias a los nutrientes y a los diversos usos que se han descubierto con el paso de los años. El repollo es una hortaliza que pertenece a la familia de las Crucíferas (la misma que el brócoli) y aunque en la actualidad se cultiva en todo el mundo, es originario de Europa meridional y central.

Si pensabas que la única manera de consumir esta hortaliza es en una ensalada, estás muy equivocado. Las características que hacen destacar al repollo son: La gran cantidad de agua y la poca cantidad de calorías y grasa. Con esta información podemos deducir que existen varios métodos utilizando el repollo que sirven para adelgazar sin someter nuestro cuerpo a cambios extremos, y no solo adelgazar, podemos darle diversos usos.

ALGUNOS BENEFICIOS Y PROPIEDADES DEL REPOLLO:

  • Tiene mucho potasio, fibra y beta-caroteno (este último es un pigmento que se utiliza para reducir los síntomas del asma provocados por extremo ejercicio, además de prevenir ciertos tipos de cáncer, Alzheimer e incluso SIDA).
  • Bajo en calorías, de manera que no representaría un peligro en cuanto a peso se refiere.
  • Ayuda a digerir los alimentos con mayor facilidad, así como prevenir el estreñimiento gracias a la protección sobre la mucosa gastrointestinal.
  • La vitamina A y B están muy presentes, por lo tanto, contribuyen con la visión y refuerzan nuestro organismo contra las infecciones.
  • Recomendado para las mujeres embarazadas, gracias a que contiene folatos, nutrientes que ayudan al desarrollo del tubo neural del feto.

Ingredientes:

  • 300 gramos de repollo blanco.
  • Jugo medio de limón.
  • Una pizca de pimienta negra.
  • Una pizca de comino.
  • Media cucharadita de sal del Himalaya o sal marina.
  • Dos cucharadas de 50 gramos de aceite de oliva extra virgen.

PREPARACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es tomar el repollo y cortarlo en tiras muy finas (sin que quede en estado líquido). Una vez cortadas las tiras, las colocamos en una vasija o recipiente de cristal. Luego le agregamos el jugo de limón, el aceite de oliva extra virgen, la sal, la pimienta y el comino. Mezclamos y tapamos nuestra vasija o recipiente durante dos horas a temperatura ambiente.

USO:

Consumiremos “nuestra creación” dos veces al día, mezclándolo con la comida y cena. Recuerda masticarlo bien antes de tragarlo, de lo contrario podrías tener flatulencias (aunque no es muy probable). Por fortuna, el sabor es delicioso; nada comparado con comer repollo cocido, el cual no tiene un sabor muy agradable para muchos.