facebook
Published On: Sab, Jun 17th, 2017

Una pesadilla: Joven preso en Corea del Norte vuelve a casa tras 1 año en coma con daño neurológico

Otto Warmbier estaba estudiante Comercio y Economía en la Universidad de Virginia, Estados Unidos, cuando él y sus amigos decidieron hacer un viaje a China. Allí descubrieron una compañía llamada Young Pioneer Tours que ofrecía visitas a Pyongyang, la capital de Corea del Norte, y cuya propaganda estaba particularmente dirigida a jóvenes turistas como Warmbier y sus amigos.

Llevaban pocos días en el hotel norcoreano cuando Warmbier vio un poster en una pared del hotel que llamó su atención. Era una imagen de Kim Jong-il con el mensaje en coreano: “¡Armémonos con el patriotismo de Kim Jong-il!”. Warmbier, de entonces sólo 22 años, pensó que no pasaría nada si se lo llevaba como un souvenir.

Fue arrestado el 2 de enero del 2016, mientras salía del país por un “acto hostil contra el estado de Corea del Norte”.

Repito: Su único crimen fue robar un poster.

AP

En un video compartido por la agencia central de noticias coreana, el joven confiesa haber robado la imagen para la madre de uno de sus amigos que la quería como souvenir para colgarla en una iglesia de Wyoming. Le ofrecieron a cambio un auto de 10 mil dólares o que si lo detenían y no podía regresar, pagarían a su madre 200 mil dólares. Supuestamente aceptó la oferta porque su familia sufría grandes problemas económicos.


“Nunca, nunca debería haberme dejado manipular por la administración de los Estados Unidos para cometer un crimen en este país. Me gustaría que la administración de los Estados Unidos no manipulara a gente como yo en el futuro, forzándonos a cometer crímenes contra países extranjeros.

Les ruego, gente y gobierno de la República Popular Democrática de Corea, que me perdonen. ¡Por favor! ¡He cometido el peor error de mi vida!”

Si les parece que esta historia no tiene mucho sentido, no son los únicos. La familia de Warmbier no tiene dificultades económicas (de hecho, ellos mismos pagaron el viaje de su hijo) y sus amigos aseguran que no hubo ninguna intervención externa ni oferta similar.

Varios expertos han confirmado que la “confesión” habría sido forzada.

KNCP
Poco se supo de Otto Warmbier desde ese momento hasta que sus padres a principios de mayo recibieron las agridulces noticias: su hijo regresaría a casa.

Esto ya que su hijo llevaba al menos un año en coma.

Según las autoridades de Corea del Norte, el joven se habría contagiado de botulismo y tras tomar una pastilla para dormir, habría caído en coma.

Sin embargo, médicos indicaron a sus padres que el joven habría sufrido severos daños neurológicos, aunque se encuentra actualmente estable.

Fred Warmbier asegura que su hijo recibió un trato brutal.

Bryan Woolston

Muchos refugiados que huyeron de Corea del Norte han descrito en detalle sus campos de concentración, donde los acusados de crímenes muchas veces irrisorios, como no parecen conforme con el régimen u ofender a alguien del partido, sufren una rutina de abusos y trabajos forzados.

El país es acusado por todas las organizaciones internacionales serias que velan por los derechos humanos.

Tres norteamericanos aún se encuentran prisioneros en Corea del Norte, aunque de sus condiciones se sabe tan poco como de lo que realmente vivió Otto Warmbier.

Sinceramente espero que pueda recuperarse. ¡Pobres padres!

Por Camila Cáceres